Interviews
Friday June 05, 2020
Register

YouKu qq Weibo  Wechat Youtube telegram Instagram Twitter  Facebook

ON LINE EVENTS:    7th DINANT COMPETITION    |   ANDORRA SAXFEST 2020    |    JOSIP NOCHTA COMPETITION 2021

¿Cuál es el material más utilizado para el clásico?
Depende un poco del nivel del saxofonista. Hablo de parte de Vandoren, ya que trabajo para ellos. Vandoren tiene, hoy en día, una imagen de una boquilla que puede convenir a un alumno de nivel superior. Partiendo de ahí, los modelos más utilizados son la A17 o la A28, “reservados” a gente que tienen ya un nivel muy alto. Se cree que las boquillas Vandoren no son accesibles a todo el mundo. Aunque esto no es del todo cierto, ya que muchos profesores que conozco recomiendan nuestras boquillas a sus alumnos. Y funciona, porque el alumno no se plantea los mismos problemas que un artista. Para este tipo de boquilla, A17, A28 o incluso la A27, no recomendaría cañas demasiado duras, porque pueden producir sonidos que calificaría de “parásitos”. Por eso es preferible tocar con cañas más blandas. Una caña vieja que se ha tocado mucho, aunque al principio fuera mucho más resistente, puede acabar funcionando bien, porque se ablanda. Eso también supone una dificultad a la hora de elegir cañas. La música tiene que ser ante todo accesible y cómoda. No vale la pena pelearse con el material que utilizamos. Es gastar energía en balde.
 
¿Cuáles son las boquillas de jazz más utilizadas?
Hay una gran variedad de boquillas de jazz. Hay una especie de imagen sobre jazz básicamente americana. Lo que significa que muchos músicos creen que el material también tiene que ser americano. No obstante, ha habido un gran desarrollo de las boquillas de jazz en Francia, especialmente por nuestra parte, y la de Selmer. Hacemos boquillas de jazz y las desarrollamos con músicos americanos. A pesar de eso, yo diría que la fama de nuestras boquillas de jazz es mucho mayor en Estados Unidos que en Europa. En Europa, todavía existe una tendencia a pensar que si se trata de jazz, es necesaria una boquilla americana. Sin embargo, tanto Selmer como nosotros, tenemos una imagen de “savoir-faire”. Pero nos cuesta conseguir credibilidad, sobre todo ante los músicos europeos.


 

Entonces, ¿cuál es la boquilla más tocada y la menos tocada?

Es cierto que con el alto se está consolidando la fama de la boquilla V16. Es una boquilla totalmente accesible. Por un lado, sirve para el joven que toca por diversión en una big-band y que quiere tener una concepción del sonido un poco distinta, sin tener que cambiar por eso toda la embocadura. Lo importante de una boquilla de jazz, es tener un material fácil, cómodo. Así pues, la boquilla V16, ya sea la 5, la 6 o la 7, es una boquilla muy accesible. Y por ejemplo, tras probarla recientemente Claude Delangle, saxofonista clásico, considera que con estas boquillas hay muchas posibilidades de expresión. Eso quiere decir que esta boquilla es accesible hasta para un músico clásico. Es bastante fácil y permite una paleta sonora muy rica. A pesar de todo, no siempre es fácil convencer a la gente para que toque con boquillas francesas. Nos enfrentamos a eso: la fama, el jazz, lo americano. Yo sé que hay profesores, escuelas de jazz, que recomiendan la boquilla V16. Por un lado es más barata, y por otro lado, responde realmente a las necesidades. El año pasado en España, organizamos stands en Valencia y en Barcelona. Había jazzmen, y la mayoría suele tocar con boquillas americanas, Otto Link para el tenor, Meyer para el alto. Nosotros les proponemos que prueben lo nuestro; ellos lo prueban. A mí parece que da buenos resultados y, en general, después, lo músicos nos lo afirman “Sí, da buenos resultados, pero no la conocía”. Hay todo un trabajo de prospección, a través de los profesores, a través de los jazzmen, para conseguir mejor reputación.

 

Nos gustaría saber si hay novedades, si estáis trabajando con algo nuevo.
Estamos trabajando con unas nuevas boquillas de alto clásico. La gente cree que la accesibilidad de las boquillas A17, A27 y A28 está “reservada” a los jóvenes talentos. Así pues, esta nueva boquilla está destinada a saxofonistas que no han podido adaptarse a las boquillas Vandoren. Es una boquilla mucho más accesible, más “estándar”. Todos lo que tocan Vandoren y prueban esta nueva boquilla me dicen que no les conviene del todo. Eso quiere decir que, al menos, convendrá a parte de los saxofonistas que no tocan Vandoren. Esta boquilla saldrá al mercado en teoría a principios del año que viene, creo que en el mes de marzo. Habrá dos modelos que se llamarán AL3 y AL4. La AL4 es un derivado de la A28. La AL3 es una tabla completamente nueva, muy accesible, muy flexible, fácil, con una concepción del sonido muy envolvente, redondo y muy agradable. La idea era desarrollar una boquilla con una forma un poco diferente, lo que permite una posición de la embocadura un poco distinta a la A17, la A27 o la A28. Así que va a ser algo realmente complementario a lo que tenemos. A menudo los jóvenes, o los menos jóvenes, quieren probar una A17 o una A28 porque han escuchado a alguien que tocaba muy bien en un concurso. Y, a menudo, nos enfrentamos a eso: “He probado esta boquilla, pero estoy tan acostumbrado a mi antigua boquilla... Creo que quizá la A17 sea menos accesible”. Y no siempre conseguimos convencerles. El objetivo de esta boquilla AL3 es crear una boquilla más accesible. Vamos a crear una nueva “gama”. Será una boquilla de la serie Optimum, como el nombre de la abrazadera, porque a través de Optimum obtenemos algo prestigioso, serio. Éstas son las novedades 2003.
En jazz, seguimos con toda la gama V16. Alto V16, tenor V16 de metal. La V16 de tenor está numerada, tiene un número de serie. Puede parecer marketing, pero eso, para algunos jazzmen, da cierta credibilidad.
Es cierto que supone un trabajo enorme. Es una boquilla bastante cara, porque requiere mucho trabajo de acabado. La boquilla Java, en cambio, es una boquilla que fabricamos desde hace casi 20 años, estándar, no muy cara, 100 o 120 euros. Muchos profesores de escuelas de jazz recomiendan comprar Java para el tenor. Es una boquilla de ebonita. Además, en el campo del jazz hay una vuelta a la boquilla de este material para tenor. Así que, ¿por qué no utilizar la boquilla de ebonita Java? Es una boquilla accesible a todos. Por otro lado, hay muchos jóvenes que dicen que si tienen que tocar jazz, necesitan una boquilla abierta. Y eso no es totalmente cierto. Las boquillas de alto V16, ya sea la 5, la 6 o la 7, las clasifico como boquillas de abertura mediana. Tocar con boquillas más abiertas no da más sonido.

 

¿Y en lo que se refiere a las cañas?
En lo que se refiere a las cañas de jazz, seguimos teniendo las cañas Java, las cañas V16. También estamos preparando una caña nueva, la llamamos simplemente “jazz”. La caña Jazz es un derivado de la V16. Será fácil de tocar. Porque, es cierto, que si tocamos jazz en una big-band, o por diversión o por tocar en una banda, apetece tener un material fácil.
Las cañas clásicas no las tocamos. Son valores seguros. También es cierto que es lo que le da fama a la casa desde hace años. A partir de ahí, podemos desarrollar nuevas cañas clásicas, pero no veo muy bien cómo. Para el clarinete sí creamos otro modelo hace unos quince años. Pero no veo que otra cosa podríamos hacer para el saxofón. Es más difícil porque la estética del sonido clásico del saxofón, quizá por tradición, se basa en esta caña. Sin querer ser pretencioso, por algo tenemos el 90 % del mercado de cañas clásicas. Podemos cambiar el estilo tocando, pero la estética del sonido propiamente dicha, está ahí, existe.
 

Adolphesax.com SPONSORS:

logo Selmer logo

 

Logo LefreQue logo

 

SazTienda COM PRO SHOP

LAST ARTICLES

BREATHTAKING STRAP

DINANT CD DVD-BOX

descarga

Track your instrument everywhere!

c yepzon

FACEBOOK

TWITTER

PUBLICIDAD